domingo, 12 de febrero de 2012

Síndrome Silencioso.

Todo lo que recorre por tu mente,
es una vibración que recorre por tu piel.


Todo lo que haz dicho,
es el vómito que expulsa tu estómago que no es capaz de aguantar tu rabia cada vez que te la comes.


Todo lo que haz visto,
es la realidad de tu vida como personaje terciario.


Todo lo que haz escuchado,
es lo que no eres capaz de expresar


Todo lo que haz sentido,
son los golpes de tu interior queriendo salir.


Tu sangre hierve,las venas te presionan, tu cuello te asfixia y tus labios cierran 
como especie de volcán queriendo hacer erupción.


No es necesario tocar, tampoco es necesario mirar, todo esto se siente en el ambiente y nadie lo ve,excepto yo.


Fondo para la expresión:



Muse - Stockholm Syndrome por anya33



1 comentario:

  1. Confieso que me gusta eso de ti; conectar miles de energías a la luz que golpea caras cada mañana, a la lluvia que corre en millones de chaquetas, paraguas y botas, al viento que revuelve miles de cabellos y al pasto entremedio de los dedos de cientos de pies.

    Cami

    ResponderEliminar

Síndrome Silencioso.

Todo lo que recorre por tu mente,
es una vibración que recorre por tu piel.


Todo lo que haz dicho,
es el vómito que expulsa tu estómago que no es capaz de aguantar tu rabia cada vez que te la comes.


Todo lo que haz visto,
es la realidad de tu vida como personaje terciario.


Todo lo que haz escuchado,
es lo que no eres capaz de expresar


Todo lo que haz sentido,
son los golpes de tu interior queriendo salir.


Tu sangre hierve,las venas te presionan, tu cuello te asfixia y tus labios cierran 
como especie de volcán queriendo hacer erupción.


No es necesario tocar, tampoco es necesario mirar, todo esto se siente en el ambiente y nadie lo ve,excepto yo.


Fondo para la expresión:



Muse - Stockholm Syndrome por anya33



1 comentario:

  1. Confieso que me gusta eso de ti; conectar miles de energías a la luz que golpea caras cada mañana, a la lluvia que corre en millones de chaquetas, paraguas y botas, al viento que revuelve miles de cabellos y al pasto entremedio de los dedos de cientos de pies.

    Cami

    ResponderEliminar