sábado, 18 de mayo de 2013

Quien sabe si vivimos siempre nada más
que alrededor de las personas, aun de
aquéllas que viven con nosotros años y 
años, y a quienes, debido al trato frecuente
o diario y aun nocturno, creemos que 
llegaremos a conocer más, de otras menos,
pero sea cual fuere el grado de conocimiento
que lleguemos a adquirir, siempre nos 
daremos cuenta de que reservan algo que es
para nosotros impenetrable y que quizás
les es imposible entregar:
lo que son en sí y para sí mismas,
que puede ser poco o que puede ser mucho,
pero que es: ese oculto e invisible núcleo que 
se recoge cuando se le toca y que suele matar
cuando se le hiere.


Hijo de Ladrón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quien sabe si vivimos siempre nada más
que alrededor de las personas, aun de
aquéllas que viven con nosotros años y 
años, y a quienes, debido al trato frecuente
o diario y aun nocturno, creemos que 
llegaremos a conocer más, de otras menos,
pero sea cual fuere el grado de conocimiento
que lleguemos a adquirir, siempre nos 
daremos cuenta de que reservan algo que es
para nosotros impenetrable y que quizás
les es imposible entregar:
lo que son en sí y para sí mismas,
que puede ser poco o que puede ser mucho,
pero que es: ese oculto e invisible núcleo que 
se recoge cuando se le toca y que suele matar
cuando se le hiere.


Hijo de Ladrón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario